El Tendal solo está pendiente de hacer un acceso por Los Galguitos para abrir sus puertas

El parque arqueológico del Tendal, en San Andrés y Sauces, solo está pendiente de abrir sus puertas de la realización de una obra que facilite el acceso a las personas con discapacidad. Unos trabajos que el consejero de Cultura, Primitivo Jerónimo, confía que se puedan ejecutar próximamente para que entre en funcionamiento este año el centro de interpretación de uno de los yacimientos prehistóricos más singulares de La Palma.

A pesar de que se adoptaron medidas para evitar las barreras arquitectónicas en la construcción del centro de visitante y para hacer accesible este espacio, que cuenta incluso con un ascensor, seguía presentando dificultades para las personas con movilidad reducida, por lo que finalmente se ha acordado la realización de este nuevo acceso que irá por la plaza de la iglesia de Los Galguitos.

Primitivo Jerónimo confía que las obras estén terminadas este año y el recinto pueda abrir las puertas antes de que termine 2016. Además indicó que la obra que se va a ejecutar en la plaza de Los Galguitos va a permitir también la construcción de un pequeño anfiteatro que podrá ser utilizado por los vecinos del barrio para la celebración de conciertos y otro tipo de actos culturales.

En estos momentos están aclarando a quién pertenece la titularidad de la plaza de Los Galguitos, como paso previo y necesario para poder ejecutar las obras. Primitivo Jerónimo indicó que por parte de la Iglesia tienen la confirmación de que no habría problema en ejecutar las obras, en el caso de que la titularidad de la plaza de Los Galguitos sea suya, “pero es algo que hay que definir antes de empezar los trabajos”.

El jefe de servicio de Patrimonio, el arqueólogo Jorge Pais, ha explicado que  el centro de visitantes del Parque Arqueológico El Tendal, dispone de dos plantas: en una de ellas habrá un bar-restaurante y una sala de video mapping, mientras que la planta baja estará destinada a albergar una sala de exposición en la que, además de paneles explicativos, se incluirán los restos arqueológicos de la colección donada por Antonio Hernández Hernández, así como una gran variedad de medios audiovisuales.