Tijarafe tendrá un mercadillo del agricultor en la mayor carpa instalada en Canarias

Tijarafe también tendrá su propio mercadillo del agricultor para dar salida a los productos de la zona. Unas instalaciones que el Ayuntamiento tiene previsto crear en la zona del aparcamiento del campo de fútbol municipal mediante la instalación de una carpa gigante, de unos 1.000 metros cuadrados, que “sería la más grande que se instalaría en Canarias”, como destacó el primer teniente de alcalde, Marcos Lorenzo.

Este es uno de los proyectos que el municipio de Tijarafe ha presentado al Plan de Desarrollo de Canarias y que está contemplado dentro de la primera fase de financiación con estos fondos prevista hasta 2021. Marcos Lorenzo defiende que esta iniciativa no nace con la intención de hacer competencia al mercadillo de la vecina localidad de Puntagorda, que es el que mejor acogida está teniendo en La Palma, sino que, al contrario, serán “complementarios”.

En este sentido indicó que en el mercadillo de Puntagorda faltan actualmente puestos que podrían tener salida en estas nuevas instalaciones. Además, concretó que está pensado para que abra los fines de semana de forma alterna, fomentando la producción local.

Mirador

Otra de las grandes apuestas que trasciende el ámbito municipal es la remodelación del emblemático mirador del Time. Probablemente el mirador más emblemático de La Palma, desde el que se puede contemplar la totalidad del Valle de Aridane, que no se encuentra en el estado idóneo de conservación desde hace tiempo y al que “se puede sacar un mayor rendimiento”.

Para ello, han acordado hacer un nuevo intento para la compra de los terrenos, que ya tanteó el Cabildo a finales de la década de los noventa del siglo pasado, tasando el precio de este espacio, cuya titularidad está dividida en seis propietarios, en 1,8 millones de euros. La inversión global prevista en el mirador es de 3,6 millones, que incluye la compra del suelo y su remodelación.

Marcos Lorenzo señaló que todavía no se ha definido cómo será el futuro de esta atalaya sobre el Valle de Aridane, una vez que pase a manos públicas, contemplando varias alternativas como la creación de un restaurante escuela o “un mirador emblemático, al estilo de los que hizo César Manrique”, que en su momento fue consultado sobre este espacio.