El ‘ojo’ más nítido del Observatorio del Roque cumple un cuarto de siglo de vida

Telescopio NOT
Imagen del Telescopio NOT. | ARTHUR RADKO

DAVID SANZ | Garafía

El Observatorio del Roque de los Muchachos vivió en septiembre de 1989 un hito en su historia, con la inauguración del Telescopio Óptico Nórdico (NOT), que veinticinco años después de su puesta en marcha sigue contribuyendo al conocimiento del universo desde el que está considerado el cielo más limpio del hemisferio norte. Este telescopio, que depende de un Consejo formado por Dinamarca, Finlandia, Noruega, Suecia y la Universidad de Islandia, está operado en La Palma por un grupo de unas doce personas, entre astrónomos, administrativos, técnicos de software, ingenieros y mecánicos, dirigido por el científico holandés Thomas Augusteijn.

El director del NOT, que lleva algo más de catorce años viviendo en La Palma, recordó algo de la historia de este telescopio, que partió de la inquietud  de los países nórdicos en la década de los ochenta. En concreto, los primeros en lanzar esta propuesta fueron los profesores Bengt Strömgren y Anders Reiz, que obtuvieron financiación para hacer un estudio de viabilidad para un telescopio.

En septiembre de 1982 se constituye el Comité del Telescopio Óptico Nórdico. El proyecto se hace realidad en diciembre de 1983 y en enero del año siguiente nace la Asociación Científica del Telescopio Nórdico Europeo (Notsa), formada por Dinamarca, Finlandia, Suecia y Noruega. Habrá que esperar a 1997 a que se una Islandia. En julio de 1984 crean un equipo técnico y a comienzos de 1985 aprueban el proyecto, al tiempo que deciden ubicarlo en La Palma. Tras una serie de dificultades económicas y técnicas se inauguró el 8 de septiembre de 1989 este telescopio de 2,6 metros de diámetro.

Thomas Augusteijn  recuerda que al año siguiente, en 1990, empezó a operar, si bien “los primeros años tuvo problemas porque tenía poca instrumentación”. Una circunstancia que cambió a mediados de los noventa, cuando decidieron dotarlo de una nueva instrumentación y contar con un equipo profesional y técnico en La Palma. “En ese momento pasó de ser un telescopio operado básicamente por estudiantes a profesionales”. Con la entrada de este siglo, llegó otro salto cualitativo en el telescopio con la automatización del sistema.

Thomas Augusteijn, NOT.
Thomas Augusteijn, director del NOT.| DA

Una de las características más relevante del NOT es que permite obtener imágenes de un gran nitidez. Augusteijn recuerda que fue el primer telescopio construido “pensando en la nitidez de imagen”. En este sentido, explica que en la década de los ochenta “se dieron cuenta que esta nitidez tenía que ver con el calor y fue pensado con esta mentalidad”. De hecho, el Nórdico “está bien lejos del resto del edificio para que no hayan fuentes de calor y tiene compuertas que puedes abrir para que el aire fluya, además de un sistema de refrigeración que renovamos hace unos años. En general, nosotros tenemos la mejor imagen de todos los telescopios del Observatorio”, sentenció.

El NOT ha destacado en la investigación de vanguardia de las supernovas, estrellas que explotan y lanza a su alrededor la mayor parte de su masa a grandes velocidades, y los rayos gamma, debido a sus características y el sistema automatizado con el que opera. Los investigadores de este telescopio tienen una media de cien publicaciones en revistas científicas al año.

45 MILLONES DE CORONAS

NOT inauguración
Inauguración del NOT en las páginas de Diario de Avisos. | DA

Un día antes de la inauguración del NOT, La Palma acogió el Consejo Rector del Instituto de Astrofísica de Canarias en el Observatorio. Lo presidía Javier Solana, entonces ministro de Educación y Ciencia, que no pudo quedarse al acto protocolario de presentación del telescopio. Le acompañaban en ese consejo Enrique Fernández Caldas, que era consejero de Educación del Gobierno canario; el entonces rector de la Universidad de La Laguna, José Carlos Alberto;  el director del lAC, Francisco Sánchez, y los presidentes de los cabildos de La Palma y Tenerife, José Luis González Afonso y Adán Martín, respectivamente.

Fue el entonces Secretario de Estado de Universidades e Investigación, Manuel Rojo, la máxima autoridad del Gobierno de España que acudió a la inauguración del NOT, mientras que en representación del Gobierno de Canarias estuvo Antonio Castro Cordobez,responsable en esa época de la cartera de Agricultura y Pesca. En lo que se refiere a la representación de los países propietarios del telescopio asistieron: Mogens Nielsen, presidente del Consejo Danés de Investigación Científica; el consejero del Ministerio de Cultura y Ciencias de Finlandia, Osmos Ranth; el jefe de sección del Ministerio de Cultura y Ciencias de Noruega, Karem Nussmbie, y el secretario general del Consejo Sueco de Investigaciones Científicas, Carl Norduns.

La presentación del telescopio corrió a cargo de Arne Ardebert, catedrático de la Universidad de Luna (Suecia) y primer director del NOT, mientras que Anders Reiz, catedrático de la Universidad de Copenhagen, realizó una demostración. El coste del NOT fue de 800 millones de pesetas, unos 45 millones de coronas suecas.