Educación quiere dejar al municipio sin la ESO

DAVID SANZ | Garafía

El Ayuntamiento de Garafía ha llevado a pleno su rechazo contundente a la eliminación del colegio de Santo Domingo los dos primeros cursos de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), dejando de esta manera al municipio norteño sin esta formación. El alcalde, Yeray Rodríguez, anunció que han solicitado una reunión con la viceconsejera de Educaciónpara trasladarle esta preocupación y la necesidad de conservar estos dos cursos en el municipio, dadas las dificultades que entraña para los escolares tener que desplazarse hasta Puntagorda.

El alcalde indicó que el director insular de Educación, Néstor Paz, les ha trasladado que esta decisión se adopta siguiendo el dictado de la legilslación vigente. Sin embargo, el regidor garafiano indicó que en este municipio, como en otros de Canarias en iguales circunstancias, se podría adoptar una excepción a la norma para permitir la continuidad de los dos primeros cursos.

Y es que la lejanía entre los núcleos poblacionales, el mal estado de la carretera y la pérdida de recursos que supone para la localidad, dado que el mantenimiento de la educación permite fijar la poblaciónal territorio, en un municipio que sufre un gran despoblamiento, son argumentos que utiliza el Ayuntamiento para tratar de salvar la Secundaria.

El alcalde indicó que alumnos que tiene que ir a 3º y 4º de la ESO a Puntagorda desde Garafía tienen que coger la guagua a las 7:15 de la mañana. “Nos parece un horario desaconsejable para los niños de 10 y 11 años”, argumentó, al tiempo que reclamó “sensibilidad” a la Consejería de Educación para los estudiantes y las familias de Garafía.

En la actualidad son cuatro los alumnos que realizan los estudios de este nivel en Santo Domingo de Garafía y el próximo curso tendrá el mismo número de alumnos, pero desde el Ayuntamiento aseguran que el siguiente podrán llegar hasta diez los estudiantes matriculados.

Yeray Rodríguez aseguró que tiene  como modelo de su reivindicación la que protagonizó el municipio de Fuencaliente hace un par de años para salvar la ESO y que logró llevar hasta buen puerto sus reivindicaciones gracias al empeño del colectivo padre, madres y estudiantes de la localidad.