El Acuartelamiento El Fuerte será desmantelado en junio de 2014, con solo una sola unidad militar

El Fuerte llegó a formar a más de 700 soldados de forma simultanea. | DA
El Fuerte llegó a formar a más de 700 soldados de forma simultanea. | DA

EUGENIA PAIZ | Breña Baja

El Centro de Formación de Tropa Profesional en el Acuartelamiento El Fuerte en Breña Baja, quedará prácticamente desmantelado a partir del día 25 de junio del próximo año 2014, con una sola Unidad de Mantenimiento y una Unidad de Comandancia Militar, un total de 25 militares bajo el mando de un capitán.

La mala noticia, que cumple los peores pronósticos de la clase política y la sociedad palmera después de las consecutivas reducciones del número de militares en formación desde 2009, no se ha hecho oficial aún en el Boletín Oficial del Estado por parte del Ministerio de Defensa, algo que no ocurrirá hasta el primer trimestre del próximo año.

El centro sufre así una nueva y drástica disminución, la más importante de toda su historia,  aunque fuentes de toda solvencia consultadas por este periódico explicaron que es bastante improbable que pueda llegar a suprimirse, incluso, la reducida unidad de comandancia, por la necesidad de garantizar un puesto militar con base en la Isla.

Lo que sí está claro es que el acuartelamiento dejará de ser el centro con dinamismo y solera en el que llegaron a formarse simultáneamente hasta 750 soldados antes de acceder a sus destinos definitivos.

Repercusión económica

Este parón en la actividad del acuartelamiento tendrá, aún mas si cabe, una clara repercusión en la economía de la Comarca Este de la Isla, dado que tradicionalmente, y desde su puesta en funcionamiento en 2003, el número de soldados que recibía formación en el centro tenía un peso específico en alquileres, comercio, transporte y restauración, entre otros subsectores de la economía insular.

El Acuartelamiento El Fuerte dejará de dar trabajo, por segunda vez en los últimos tres años, a las  familias de las pocas empresas que ya quedaban subcontratadas para prestar servicios tales como restauración y limpieza.

Este desmantelamiento supone, no solo la eliminación de los alumnos llegados periódicamente a la Isla, sino en el número de trabajadores contratados. En el año 2010 ya se produjo una reducción muy importante en el número de soldados en formación, que finalmente ha derivado en la decisión del Ministerio de Defensa de reducir su actividad al mínimo.