Pedro Álvarez reconoce que subsisten gracias al uso de los fondos de Tesorería

 

pedro alvarez junto al Gran Telescopio de Canarias, en el Observatorio del Roque de Los Muchachos
Pedro Álvarez recuerda que en un plazo de 10 o 12 años el Gran Telescopio de Canarias será aventajado por otros instrumentos de observación

EUGENIA PAIZ | Santa Cruz de La Palma

El Gran Telescopio Canarias “subsiste a base de limosnas”, haciendo uso de fondos de Tesorería que habrá de reponer en un futuro, en cuanto reciban los fondos contemplados en el convenio suscrito entre el Estado y Canarias. Así lo reconoce Pedro Álvarez, el director del todavía mayor telescopio del mundo, en tanto no concluya la construcción de otros que serán muy superiores y cuya puesta en uso en el horizonte de una década, relegarán al Grantecan a la segunda división de la investigación astronómica, a la cabeza de la que ha estado desde 2009.

A día de hoy, tres años después de que se diseñara y comprometiese una inversión de 15 millones de euros en el plazo de cuatro años, entre 2010 y 2014, para el Plan de Instrumentación de cuarta generación para el gran telescopio, sólo se han invertido el 20% de los fondos necesarios, esto es unos tres millones de euros.

“El dinero fluye poco y muy despacio y el telescopio eso lo sufre y nos tememos que llegará un momento en el que no habrá compradores de tiempo para la observación” de donde proviene una parte importante de la financiación de este instrumento científico. Álvarez explicó ayer en declaraciones a este rotativo que “el objetivo del Plan de Instrumentación es contar con un telescopio mucho más equipado y más competitivo”.
“Este es su mejor momento, el momento de su madurez como instrumento de observación, porque a finales de la última década, como mucho dentro de doce años,  funcionará como apoyo y complemento de esos nuevos telescopios”.

Mientras esta realidad condiciona el futuro a medio plazo del Gran Telescopio Canarias, los dos millones de euros consignados este año en la partida de los Presupuestos Generales del Estado no llegarán, casi con toda seguridad, hasta finales de año. Por otro lado, los fondos regionales que deberían llegar cuanto antes a las arcas de la entidad, están pendientes de que se desatasque el desarrollo de los parques tecnológicos.

Un objetivo a largo plazo

Varios centros de investigación, algunos de los cuales mostraron su interés en el proceso de construcción del Grantecan y posteriormente en la elaboración de instrumentación, constituyen una esperanza para garantizar la supervivencia a largo plazo, y más allá de las estrecheces presupuestarias para su financiación pública, del mayor telescopio del mundo y uno de los más avanzados y con más prestaciones.